Queremos tanto a Wes Anderson

¿Por qué Wes Anderson es nuestro cineasta preferido de la última década? ¿Cómo Bill Murray se convirtió en un comediante de culto? ¿Quién es el brasileño que canta los mejores temas de Bowie versión bossa en “La vida acuática de Steve Zissou”, la última cinta de Anderson aún en cines? Acá, cuatro columnistas de la Zona te lo cuentan.

PADRE DE FAMILIA

Un hijo (Owen Wilson) enfrenta a su desconocido padre (Bill Murray) sobre un barco que flota en la noche. A sus espaldas, la mujer de la que ambos se están enamorando, escucha la conversación. “Odiaba a los padres, así que nunca quise ser uno de ellos”, explica el progenitor ausente. El “yo soy tu padre” de Darth Vader en clave indie.

Los lacanianos dicen que a través del padre uno ingresa al orden simbólico. Hasta que llega el momento de la sublevación. De eso se trataría crecer: de odiarlos por arruinarte la vida, y dejar de hacerlo para ser uno mismo. Si tienes suerte, tu papá es Bill Murray, tú eres Owen Wilson, te filma Wes Anderson y un mar azul te acompaña de fondo.

Enfrentar al padre está en el centro del cine de Anderson. En “Rushmore” (1998, un neo clásico), el colegio apesta pero Max Fischer, perno iluminado y presidente de cuanta actividad extraprogramática hay, tiene las cosas claras. Hasta que se enfrenta al revivido Bill Murray por el amor de una profe. Así Murray se vuelve el papá que Fischer niega y que a la vez quiere ser y tener.

En “Los Excéntricos Tenenbaums” (2001, otro neo clásico) el conflicto se vuelve frontal. Los genios de la familia acusan al papá del clan, Royal, de convertirlos en unas rarezas. Es enfrentando al padre que los Tenenbaums pueden dejar que el dolor de ser un freak, emerja sin vergüenza.

En “La Vida Acuática de Steve Zissou” (2004) unirse a una expedición de locos sirve para aceptarse, descubrir que nadie es tan egoísta y que por más disfuncionales que seamos, los problemas se solucionan en familia. Divertido y doloroso, el mundo de Anderson plantea que puedes ser quien quieras ser. Que al principio serás visto como un inadaptado, pero que el compromiso contigo mismo finalmente te convertirá en lo que todos desean: alguien menos solo y más feliz.

Por Carmen Duarte

DAVID BOSSA

¿Quien rayos es ese tipo que interpreta canciones de David Bowie en plan bossa, aunque se aproxime un grupo de piratas? El mismo que en “Ciudad de Dios” encarnaba a Mané Gallina, aquel ex cadete de puntería perfecta que para vengar a su familia, ingresa al mundo de las pandillas en Rio de Janeiro. Precisamente ahí se crió Seu Jorge hasta que, tras el asesinato de su hermano menor, decidió ganarse la vida con su destartalada guitarra acústica, para terminar convertido en una celebridad pop en Brasil.

En “La vida acuática…”, Seu Jorge interpreta a Pelé dos Santos, guitarrista que abre y cierra la última cinta de Anderson. Un personaje que en lugar de hablar, canta. Un gran candidato para Soulseek.

“Aunque sólo dice una línea, es vital en la continuidad y emocionalidad de la película”, señaló Wes Anderson sobre las versiones de Seu Jorge para canciones como Starman, Life On Mars?, Rebel Rebel, Rock And Roll Suicide y Five Years, obras cumbres de la época dorada de David Bowie.

Como el guión requería un personaje brasileño -cuyo nombre es un obvio homenaje al futbolista-, Anderson pensó en Jorge sólo por su rol en “Ciudad de Dios”, sin conocer su trabajo musical. Seu Jorge dudó al principio -“me sentía como el ketchup de un plato de comida”-, tras estudiar las canciones de Bowie -solo conocía Let’s Dance-, las tradujo libremente, despojándolas de su electricidad glam. Bowie sólo dijo que las versiones estaban “ok”.

Por Juan Carlos Ramírez

LISTO Y RE LISTO

Wes Anderson tiene un amigo que aparece en todas su películas: Owen Wilson. Juntos son a la comedia gringa, lo que Tarantino es al cine de acción de los 90s.

Owen Wilson, el actor que apunta en la foto, y Wes Anderson, el director al volante en la foto de en frente, se conocieron en la Universidad de Texas mientras Wilson estudiaba Lengua Inglesa y Anderson “parece que filosofía o algo así, no estoy realmente seguro”. Ambos asistieron por un semestre a un taller de guiones juntos, pero jamás cruzaron palabra: los dos solían llegar tarde y siempre terminaban sentados en los extremos opuestos de la sala. Aún así terminaron escribiendo juntos el guión de la primera cinta de Wes, “Bottlerocket”, una historia sobre cómo fracasan tres tipos realmente estúpidos al intentar convertirse en serios y respetables criminales. Tan estúpidos que terminan robando la propia casa de uno de ellos.

Wilson ha co-escrito tres de las cuatro películas de Anderson, además de aparecer en todas ellas: es un inseguro escritor yonki amante de los trajes de cowboy en “Los Excéntricos Tenenbaums”, asaltante limítrofe y sicótico en “Bottlerocket”, el improvisado hijo de Bill Murray en “La Vida Acuática de Steve Zissou” y en “Rushmore” aparece en una foto: es el difunto esposo de la profesora Rosemary Cross, el amor platónico del hiperactivo post-púber interpretado por Herman Blume (alterego de Copano en el universo Wesandersoniano).

“Richard Gere es realmente un héroe para mí. Sting, Sting también es otro héroe. La música que ha creado durante todos estos años. Yo no la escucho, pero el hecho de que esté haciéndola: yo respeto eso. Me preocupa desesperadamente lo que hago. ¿Qué si acaso estoy al tanto de qué producto estoy vendiendo? No. ¿Qué si sé lo que voy a hacer hoy? No. Pero aquí estoy, y voy hacer lo mejor posible por que todo resulte bien.” La cita es de Hansel, el modelo/divo masculino que interpreta Owen Wilson en “Zoolander”, pero refleja bastante bien la carrera de Wilson, un tipo que tiene la nariz fracturada en dos parte y que nunca tomó clases de actuación. Pero que quería hacer algo más aparte de escribir guiones. Y como Anderson ya se había adueñado de la silla del director, bueno, se quedó con lo que había. El tipo de cosa que harían dos verdaderos amigos en el universo Anderson.

Por Matías Correa

Bill Murray Recargado

Si hay una cosa bella y justa en el cine es que no hay que ser un gran actor para hacer un gran papel. Grandes actores hay pocos, y son esa raza de artistas totales que le dan peso moral a cada fotograma en que están presentes. Los otros, los actores que hacen grandes papeles, a veces ni siquiera son muy buenos actores. Son tipos fiables que nos podemos quedar mirando solo porque nos causan gracia, o curiosidad, o nos recuerdan a un tío que tenemos. Bajo este prisma, Jeremy Irons es un gran actor, pero Bill Murray hace grandes papeles. Jeremy Irons podría agarrar una zanahoria y convencernos que es un conejo, y Bill Murray no (aunque sería total que lo intentara) porque es de esos actores que tienen ocho expresiones faciales y cuatro tonalidades de voz que repiten en todas sus películas. Y pagamos una entrada al cine para ir a verlos. Porque los tipos que hacen grandes papeles son como los amigos: los queremos ver, a veces, solo para escucharlos hablar. Mucho de eso tiene que ver con la resurrección indie de Bill Murray de los últimos años. Los directores que lo han rescatado (John McNaughton fue el primero con “Perro Bravo y Gloria”, luego vendrían los hermanos Farrelly, Tim Burton, Wes Anderson, Sophia Coppola y hasta Jim Jarmusch) quieren volver a verlo, pero esta vez sin fantasmas navideños molestando en el camino. Lo quieren como lo quiso su amigo cazafantasma Harold Ramis cuando lo eligió para “Hechizo del tiempo” aka “El día de la marmota” aka “Groundhog day”: para verlo una y otra y otra vez, ad infinitum, solo por ser él mismo. Ese cariño por Bill Murray se traspasa, y en esta “Vida acuática” la hipótesis queda probada. A mi parecer, la película guatea porque tenemos a un director que se copia a sí mismo, pero eso da lo mismo con Bill Murray. Que Bill Murray se repita es una verdadera fiesta.

Por Gonzalo Maza

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s