Gufi, levántate y toca

Gufi es una banda fantasma. Tiene dos súper hits, grupos de fans y un contrato multinacional, pero su disco no existe. Una banda punk creada por hijos de gringos misioneros bautistas, que se sobrepuso al asesinato de su baterista y logró popularidad gracias a los mp3. Punk adolescente para la generación MSN.

index_r1_c1

Por Juan Carlos Ramírez (3 de marzo de 2006, Zona de Contacto)

Fines de 2003. Sintonizas una radio lola y te topas con unos guitarrazos tipo Blink 182 o Green Day, El coro te engancha con la historia de un tipo que extraña a su novia suicida “Por ella”-, y luego con la de “Paul”, un adolescente compulsivamente onanista. La misma canción que este año fue portada de LUN cuando Tronic la versionó en el patio del Verbo Divino, ante el espanto de los profesores. Pero nadie podía asegurar que Gufy, quienes grabaron los temas que suenan insistentemente en las radios lolas, existiera: no había disco, ni entrevistas ni fotos de sus integrantes. Entonces los crecientes fans tenían varias alternativas y muchos rumores:

1. Son un invento.

2. Es el proyecto paralelo de Koko Stambuck. O sea, un invento.

3. Son una banda de monitos animados tipo Gorillaz.

4. No existen.

5. Me contaron que son argentinos.

Tim Pichetti (25 años, voz y guitarra, sosteniendo el contrato en la foto), sonríe sabiendo que esto tendrá que aclararlo mil veces. Y como en las pelis, dice que es una larga historia. Y él, un superviviente.

SONY KILL THE PUNK ROCK STARS

La llamada era de Sony Music México. Contesta Tim. Habían escuchado su demo y encontraron lo que buscaban: dramas de quinceañeros cuya peor pesadilla es imaginarse de terno y corbata cumpliendo horarios. Síndrome Peter Punk para la generación MSN. Dos minutos y medio de soledad, papás ausentes, sexo casual y un futuro donde ser empleado del mes equivale al éxito. Eso era Gufy. Única sugerencia: cantar más en español. Es que Tim y Chiwawa (Emmanuel Finlayson, batería) eran gringos, rockeros, hijos de misioneros bautistas instalados en Chile y amigos de toda la vida. En una fiesta habían conocido a Koko Stambuck, quien ayudó a chilenizar los textos y les presentó al bajista, Chabín (también de Glup!, y ahora líder de Tronic).

Mientras los Gufy grababan el disco “Historias de la Calle” a mediados de 2002, soñaban con México, las giras, distribución regional y rotación de singles. Era la promesa que se selló al firmar el contrato. Pero la confirmación no llegaba nunca. Apestado, Tim viajó a San Francisco, para ver a sus hermanos y trabajar instalando baldosas y limpiando alfombras. El teléfono suena de nuevo: Al fin!, pensó. Pero no era la seria voz de un ejecutivo disquero sino otra más familiar, entrecortada y llorosa. Habían matado a Chiwawa, su amigo desde los cuatro años y baterista de la banda, de una cuchillada en el corazón en una calle de Puente Alto. Unos tipos habían empezado a seguirlo, molestándolo por su pelo rubio y ojos claros. Murió en brazos de su hermano mientras esperaban la ambulancia. El teléfono cayó al suelo. La banda y su vida también.

HITS WONDERS

Una noche antes, Marcelo Aldunate decidió rotar “Por ella” en la Rock and Pop. Número uno. Lo siguieron la Hit y 40 Principales. Número uno también. Chabín, ya estaba en Tronic y Tim se enteró en U.S.A. Pero no había ni una maldita copia del disco. En Sony les retenían el master y cambiaron de jefe, por lo que todo estaba paralizado. De la misma copia pirata y sin sello, las radios empezaron a tocar “Paul”.

Otro éxito. La única forma de escuchar estas canciones, aparte del pirateo de mp3, era en los recitales de Tronic. Raro. Dos canciones en el número uno de las principales radios juveniles del país, un montón de gente pidiendo sus temas gracias a Soulseek y el pirateo de cuneta, y cantándolos de memoria en los recitales de otra banda (Tronic). El éxito fantasma de un grupo que ya no existía. Tim sólo entendía lo que pasaba cuando llamaba a sus amigos desde Atlanta.

RESISTIRÉ

“Con lo de Chiwawa ya no daba más. Su espíritu estaba en una bodega. Empujamos tanto para lograr algo supergrande con sello, plata y todo, y perdimos de vista lo más importante: componer y tocar. A veces la música que amamos nos hace daño”, dice Tim. Con todo en contra suyo, logró hace un par de meses acordar con Sony México la devolución del master. En el avión de vuelta a Chile sabía quejunto a Jorge Fuentealba (26 años, bajo, tapándose la cara en la foto) y Darío Maldonado (19 años, batería, quemando el contrato en la foto) resucitarían a Gufi. Y hace a un par de semanas re debutaron en el escenario junto a 800 adolescentes sub 20 que coreaban de memoria sus temas. Nada mal para una banda con un disco que no existe más que en el mundo virtual.

A la espera de la liberación del contrato y de la gira “Punk Superstar Tour” que los llevará a recorrer las principales ciudades de Chile desde la próxima semana, Tim cuenta que cuando Tronic toca canciones de Gufy no le molesta porque Chabín fue parte de la banda. Tampoco le preocupa que piensen que fabrica punk pop para adolescentes,a pesar de tener ya 25 años. Lo único que le importa ahora es hacer canciones por la memoria de su amigo y por demostrar que tener una actitud de adolescente eterno es algo bueno cuando la madurez se traduce en horarios de oficina y chequeras. Que el punk puede cambiar la vida, aunque no el mundo. Pensamiento que comparten sus fans en las tres páginas que seguidores del grupo ya han creado. Mientras tanto, Tim sigue esperando el momento en que la gente sepa que su banda es de verdad. Eso, cuando las cenizas de su contrato ya no importen.

Más info en http://www.losgufi.com

 

despliegue_PDF (3)-001 (1)despliegue_PDF (2)-001

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s