20 años del C-86

C86_Pic_1299603459_crop_550x393.jpg

 

Por J.C. Ramírez Figueroa (Mira El Péndulo, marzo 2006)

“Uno no elige la música. Ella te elige a tí”. Eso le decía el periodista de rock Lester Bangs a William, el jovencito de la película Casi Famosos. Y eso que ellos vivían una época en que lo más estimulante eran los riffs de Led Zeppelin. Preguntas. ¿Por qué uno escucha a los Beatles y no reggaeton? Debe ser una mezcla de sensibilidad y suerte. Del destino y de la voluntad. De encender la radio en el momento adecuado o conocer gente que compra discos. A propósito de los Fab Four. ¿Qué es lo indie en marzo de 2006?. La palabrita durante algún tiempo sirvió para diferenciar, para establecer una frontera creativa y para sentirse especiales por un rato a quienes tenían la discografía de Pixies y Sonic Youth original. Llega internet y se democratizan las bandas, los estilos y la palabra pierde todo su peso. Para bien o para mal. La banda de Lennon incluyó una canción india en el célebre Revolver, a pesar de ser multiventas y el público no se lo esperaba. Belle And Sebastian lanzan un nuevo disco, con canciones bonitas y que perfectamente pueden sonar en la radio. ¿Qué era lo indie entonces?, vuelvo a preguntarme.

Estas cosas pensaba yo, mientras revisaba el C-86. Documento histórico y raiz de todas estas banditas que tanto nos gustan. Cuesta localizarlo, pero no es imposible. Está en soulseek y el sello Rough Trade lo reeditó hace algún tiempo. El caset lo lanzó la NME hace 20 años (hay un c-81, también), presentando toda una escena paralela al Heavy Metal, Michael Jackson, los hits robóticos de New Order e incluso la sensibilidad de los Smiths o The Cure. Gente que heredó la moral punk Hazlo Tú Mismo y agarró sus instrumentos, redactó fanzines (fundamentales para declarar sus principios) y se apropió del sonido Motown, lo más pop de la invasión británica, las producciones de Phil Spector, el Power Pop, la discografía de Los Beatles, Byrds y Los Ramones y el punk rock británico que cautivó a sus hermanos mayores. Toda una escena, que posteriormente crearía sus propios sellos como el recordado Sarah Records.

Tampoco se trata de mitificar. Por lo menos a mi, no me gusta mucho el rock “cubista” Stump O Bogshead, aquel sostenido en torno a dos acordes y mucha desesperación. Lo interesante y que me gusta viene con las guitarras afiladas de The Bodines o The Wedding Present, las melodías de Primal Scream (aunque después se perdieron en la pista de baile), la melancolía de The Pastels, la belleza de Shop Assistants o Mc Carthy. Cualidades que encontramos en la mayoría de las bandas reseñadas en este sitio. Claro, ninguna de estas canciones está hecha para romper los rankings ni para revolucionar la historia del rock. Estas eligieron una tercera vía. Y yo elijo seguirla también.

¿Y ustedes?

 

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s