Roberto Pettinato: “El chisme mueve al universo”

Tocó saxofón con Luca Prodán y terminó convirtiéndose en estrella de televisión. Con inteligencia y delirio pincha la silicona de modelos idiotas, edita una revista de cultura rock y es el capo del programa “Duro de domar”, licencia que en Chile emite Chilevisión con la conducción de Marcos Silva.

tapa_petti

Por J.C. Ramírez Figueroa (6 de agosto 2006, LCD, La Nación Domingo).

Roberto Pettinato despierta a las 4.30 a.m. todos los días. Enciende su auto, deja a los hijos en el colegio, saluda a gente que no conoce por los pasillos de Radio 100 y a las seis en punto abre “El show de la noticia”, su programa radial. Después regresa a casa, donde duerme hasta las 17. Tirado en su cama redacta su monólogo para “Duro de domar”, programa farandulero de medianoche donde es la estrella. Su versión chilena la conduce Marcos Silva los martes en CHV. Entremedio dirige “La Mano”, revista de cultura rock, escribe textos hilarantes recopilados en libros como “Entre la nada y la eternidad”, toca free jazz en su saxofón -los que dicen saxo siempre tienen cara de pelotudos”- y jamás pierde el don para hacerte reír.

SUMO INFILTRADO

“Se hace el agrandado. Si vos parás a Pettinato en la calle te mira mal, con desprecio. Esa es la diferencia conmigo, ¿entendés?”, decía Luca Prodán en una vieja entrevista. En 1987, la banda presentaba “Llegando los monos” -con hits como “Los viejos vinagres” y “Que me pisen”- en la Quinta Vergara. Era un festival de rock latino organizado por Radio Concierto. “Lo recuerdo como si fuera hoy, pero por razones que no puedo contarte. El tema ‘Camarón Bombay’ lo hicimos en honor a un plato que comimos allí. Después, muchos chilenos me dijeron que esa suerte de papa con un bicho adentro no existía. Tampoco era un bicho propiamente un bicho. Era algo baboso. También recuerdo el dinero que llevaba la gente encima. Nada más”, dice el saxofonista, convertido en estrella de televisión.

-¿Un sumo infiltrado en la farándula?

-Gracias a Dios siempre seré un sumo infiltrado o como quieras llamarlo. Mi vocación es ser músico. Mi trabajo, la tele. Punto final.

¿ANIMAL DOMÉSTICO?

Pettinato es un animal de las comunicaciones. Un cerebro delirante que toma la realidad y usa los medios para interpretarla. Todo bajo la santísima trinidad inteligencia-humor-irreverencia. Puede burlarse de Tinelli, luego analizar una pelea de modelos junto a sus panelistas, bromear con Mini, un enano que se disfraza del personaje del momento y, finalmente, despedirse a la cámara, mientras piensa cómo llegar luego al garaje de su casa. Allí ordenará sus discos, improvisará encima de John Coltrane y pensará en arrendar una película, como escribe en su columna “Diario de cómo abandonar la tierra”, de “La Mano”: “Prefiero ser un infiltrado que viene de otro lado, a ser una persona que no surge de ninguna parte del espectro artístico y se mete en un mundo tan poco interesante como el de la televisión”.

“Duro de domar” es la culminación de una trayectoria periodística que comenzó en los ’70, en la redacción de “El Expreso Imaginario”, para muchos la “verdadera ‘Rolling Stone’ argentina”. Trabajando allí se topó con Lester Bangs -el gurú melómano del film “Casi famosos”- en Nueva York, vivió dos días con Frank Zappa, conversó con Miles Davis y, claro, se hizo amigo de Luca Prodán, quien lo invitó a Sumo. Tras su muerte fundó bandas jazz rock como Pachuco Cadáver y Los Maxilares de Perón (de hecho, sus papás eran activos militantes peronistas en los ’50 condenados al exilio). Hasta que lo invitan a la tele y la rompe con sus chistes y sketches en “Orsai”, programa deportivo del canal T&C Sports, donde además encarnaba al guarrísimo Gato de Verdaguer, la “mascota” del recordado comediante uruguayo, quien pregunta cosas como ¿quién está más enfermo: la vagina o el pene?

“Indomables”, cuya primera temporada fue el 2002, constituyó el triunfo del formato “televisión que se ríe de sí misma”. Esa donde los panelistas comentan lo mejor y peor de la semana. Un formato -mutado a Late Show- que se sostiene en gran medida por su inteligencia casi abismal si se compara con gente como el mismo Tinelli. Al pasar de América a Canal 13 -tras un incidente de censura que sufrió otro programa, “Televisión registrada”- sólo cambió el nombre.

“Nunca planeé mi carrera, pero resultó. Ahora me entienden, después de doce años de oscuridad en que veía pasar delante de mí a personajes que nunca admiré ni admiraría”.

LOSER

Hay una foto de Pettinato haciendo una ele de “loser” sobre su cara.¿Perdedor? Nunca. Nerd, siempre. Porque su manejo de rock, cine y libros delatan tardes enteras de bibliotecas y tocadiscos. Le dices Frank Zappa, Woody Allen o The Beatles y te puede hablar un día entero de ellos. Le nombras bandas subterráneas de rock progresivo y pasa lo mismo. ¿La suerte de nacer en la saludable Buenos Aires?

“Lo que puedes envidiar de acá es la cultura rockera y su desarrollo. Aunque en verdad acá tampoco es demasiado. Lo único que cuenta es encontrar. El que busca encuentra, es cierto. En todo país se puede hablar de underground y vender para pocos. Pero esos pocos, gracias al cielo, seguirán siendo pocos en el futuro, y de eso se trata. Es como cuando descubrís que una serie que es tuya, de pronto todos los estúpidos del mundo la adoptan. Los odias. ¿A que sí?”.

Por eso, Pettinato no cuenta lo que está escuchando y leyendo: “Sería lindo poder enumerarlos, pero dejaría de ser under para que otros lo sepan”.

¡CHAN!

Él inventó la lluvia de chanes. Esos soniditos de sintetizador pobre que aparecen tras una “impactante declaración” y que fueron importados por “SQP”. Aunque no ha visto el “Duro de domar” local, ese que tiene “temporal de chanes”, dice que no le importan los argentinismos que lo salpican. “Lo importante es lo que se dice, no como se dice. Da lo mismo huevón que pelotudo. Pero bueno, Latinoamérica es así: un gran grupo de pequeños países peleándose por quién tiene la mejor camiseta de fútbol”.

Pettinato sabe que el humor es la mejor forma para transmitir inteligencia y poder entrar en razón. Dice que así podría haber logrado derrocar nuestras dictaduras ¿Cómo? Haciendo sentir ridículos y asesinos a los militares. “Pero no que lo sientan ellos, sino que lo experimenten sus hijos y después ellos se avergüencen a la hora de sentarse a la mesa. Hubiese sido terrible para ellos darse cuenta que su locura no pudo dejar herederos”.

-La tele de chimentos lleva un par de años en Chile. La llamamos “farándula”. ¿Qué te atrae de este mundo de modelos, futbolistas y famosillos?.

-Lo mismo sería preguntarnos por qué vemos todos los días una mierda tan enorme como “E! Entertainment” y nos gusta. Queremos ver famosos arrastrándose por el lodo. Es así nomás. Una vez que consumimos lo mejor de ellos, lo único que nos queda por pedirles y demandarles es lo peor de sí mismos. Ése es el atractivo. Siempre digo en mi programa que la fuerza que mueve el universo no es Dios ni la bondad. Es el chisme”.

-¿Alguna otra cosa que decir Petti?

-Sí. Que me divierte cuando ustedes terminan diciendo ¡poh!

¡Chan!

link

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s