La revolución sexual de LCA

R-1278872-1205925738.jpeg.jpg

 

Por J.C. Ramírez Figueroa (1 de febrero 2008. Emol)

 

La irrupción de La Casa Azul (LCA) fue un mini-fenómeno que demostró la efectividad del pop chicle, la ética nerdie y los estribillos con “sha-la-la” o “yeye” como antídoto al arribismo de fotocopiadora de la escena indie. El disco se llamaba Tan simple como el amor (2003, Elefant) una secuela del EP debut El sonido efervescente de La Casa Azul (2000, Elefant). Ambas eran una estupenda -y a ratos emocionante- colección de canciones que atrapaban el ADN de cuarenta años de música pop (Beatles, Motown, pop psicodélico, disco, j-pop), liberándolo en coloridas descargas de estribillos. Los temas tenían títulos como  “Superguay”, “El secreto de Jeff Lyne” o “Como un fan”, y aunque el álbum sólo fue distribuido en España, comenzó a subirse a las redes de intercambio musical. En Japón fueron editados, en Perú se fundaron blogs de mp3 cazando bandas del mismo estilo y hasta hubo gestiones para traerlos a Chile (en la fallida serie Transantiaguinos de Canal 13 hay una canción). “Traerlos” es un decir, porque aunque en sus videos y fotos promocionales mostraran a un quinteto que parecía fugado de un capítulo de Archie o Scooby Do, el concepto LCA le pertenece únicamente a Guille Milkyway.

Compositor, interprete, arreglista y productor, este catalán es una suerte de Brian Wilson/Phil Spector wi-fi. Un geniecillo del pop de dormitorios. Un neo género ligado a los estudios caseros, MySpace y el ensayo y error antes del disco definitivo. El imaginario de Mikyway remite a la era sesentera pre-Velvet Underground, repleto de muchachos inseguros, colecciones de discos, salidas a la playa, muchachas que no se dejan besar y mucho baile. “Yo creo que la gente se identifica con la timidez nerd adolescente porque hay una parte del público que está harto de letras y superstars aspiracionales. Ha llegado un punto en que uno se cansa de aspirar a ser algo imposible, simplemente uno pasa a aspirar a ser uno mismo. Para mí, ésta es una fuente inagotable de inspiración. El orgullo del débil”, señala él en una entrevista.

 

A fines del año pasado se lanzó La revolución sexual. La gacetilla de promoción explica que sí, todo fue un engaño, en verdad los cinco de LCA eran androides (!!!) y el video homónimo lo demuestra. Esta fantasía pop se agradece debido a que el disco que la sustenta es tan excelente como los anteriores. Una obra mayor de artesanía pop que  provoca la muy agradable sensación de salir a buscar más música, buscar la canción que originó tal sampling o googlear para saber quien es Ymac Sumac o todos los artistas citados en la dulce y melómana  “Esta noche sólo cantan para mí”. Trompetas, teclados, ruiditos, guitarras y coros, enmarcando canciones que desconfían de la felicidad (“El momento más feliz”), de los gustos de las mujeres (“Los chicos malos”) o lo insuperable que es ir a bailar con tu chica después del trabajo (“llegas a casa y no paras de hablar / y aunque no lo parezca quiero que hables más”). Si en los dos primeros discos el protagonista era un tímido verborreico que no se atrevía a nada, ahora es alguien que aprendió un par de cosas y por eso mismo habla menos. Otra razón para querer el disco: es la obra de un autor confesional en progreso.
Un artículo de la revista Rockdelux de enero postubalaba que Milkyway está convenciéndonos de que la música proporciona calidad de vida. Un compositor aventajado que en lugar de escuchar discos con cara de enojado o citar nombres compuestos o preocuparse de quienes creen que esto es “infantil” (¿y el indie pop o el heavy metal no lo es acaso?) se dedica a hacer canciones que le salven la vida. “No es un descubrimiento suyo, pero él lo aplica con determinación absoluta, casi enfermiza. A él la musica le ha servido para declararse a las chicas, encajar las negativas, fabricarse euforia, salir a la calle, vehicular la timidez, atenuar la ansiedad y, por supuesto, aprender a hacer la música por si mismo”. ¿Que espera el resto de los “melómanos” para comenzar a hacer lo mismo?

link

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s