R.E.M. y la “aceleración” del power pop

Por J.C. Ramírez Figueroa, (20 de marzo 2008, Emol).

Cuando una banda de clase mundial como R.E.M. le pone fecha a la salida de un nuevo disco, ya no hay que esperarlo, sino googlearlo. Basta hacer enter para ver cómo ya todos los foros especializados cuelgan el Accelerate (2008) completo, incluyendo su portada, en un archivo zip, listo para descargar. Mientras tanto el buen Michael Stipe, casi en un acto reflejo promocional, declara (nuevamente) su homosexualidad a la revista Spin. A la edición digital de la revista Billboard en cambio, anuncia que presentarán el álbum vía Internet recién el 24 de marzo (!!!). El plan es subir los once tracks a iLike, una aplicación que permite hacer disponible un disco completo en sitios como MySpace o Facebook, sin la posibilidad de descargarlo. Recién el 1 de abril saldría la versión en CD. Stipe señaló a la publicación que ante los cambios de la industria discográfica y el consumo musical, “prefiero estar en el campo de juego antes que las gradas”.

Pero por más estrategias de lanzamiento o copias “clandestinas” que existan circulando en la red, si no hay buenas canciones, todo esto sería mera especulación tecnológica. Algo que ya sucedió a Radiohead. El quinteto inglés es más célebre por la forma en que lanzaron el año pasado In rainbows (ya sabemos: el auditor le ponía el precio y luego lo descargaba), que por los temas que contenía. En estos tiempos de bienestar digital no hay tecnología que valga la pena si no hay canciones que repetir incansablemente en el reproductor o MP3 que enviar a tus amigos por messenger.

Recordemos que en los años ’80 los R.E.M se destacaron de inmediato gracias a su sincretismo entre la furia punk y el folk-rock de los Byrds o los grandiosos Big Star. Una forma de hacer canciones emparentada con dos movimientos ligados al circuito universitario al que pertenecían, y que hoy merecen una urgente revisión: el power pop en Estados Unidos y el jangle en Inglaterra. Precisamente de este último emergerían The Smiths y Housemartins, bandas contemporáneas a Murmur (1983), el explosivo debut de R.E.M. hasta hoy considerada una obra maestra del pop independiente. Luego vendrían su salto al sello Warner y discos como Green (1989), Out of time (1991) o Automatic for the people (1992), donde, aparte de profundizar sus influencias folk, el grupo comienza a escribir esos hits tan irresistibles como amargos (“The one I love”, “Everybody hurts”, “It’s the end of thre world …”). Sin embargo, un par de años después, ante la efervescencia del grunge y el indie pop, la prensa se preguntaba “¿sobrevivirá R.E.M en un mundo que suena como R.E.M?”.

Ellos respondieron con Monster (1994), un disco guitarreado e incomprendido, y luego con New adventures in hi-fi (1996). Allí se les fue el baterista Bill Berry y comenzó la desorientación: experimentos electrónicos, cancioncitas disparejas o arreglos a lo Brian Wilson emparaparon en Up (1998), Reveal (2001) y Around the sun (2004). Para hacer tiempo vinieron las compilaciones de hits, lados B y videoclips. La pregunta, ahora que el mundo suena a reediciones, a new wave, a fusiones forzadas, a electrónica y reciclaje, sigue siendo la misma.

Y Accelerate, su décimocuarto disco de estudio, grabado prácticamente en directo, es una respuesta que se funda en la misma electricidad de Monster pero “corregido y aumentado” con los dos polos que, como marca de fábrica, han hecho de R.E.M. una banda tan trascendente en la historia. Primero, su personalísima lectura del power pop y el country-folk sintetizada en “Supernatural superserious”, su primer single. Un riff de guitarras que remite al “More than a feeling” de Boston y un intenso estribillo al más puro estilo de las bandas college de principios de los ’80.

Segundo, su inmersión en el country-folk, en canciones como “Sing for the sumbarine”, “Until the day is done” o “Houston”, que además de las bonitas mandolinas, recuerdan en sus acordes menores al “Working class hero” de Lennon o incluso al “Masters of war” dylaniano. Esta presencia de la americana (como se denomina al pop de raíces estadounidenses en ese país) es un ajuste de cuentas con las nuevas generaciones post-grunge que impulsadas por R.E.M. impusieron el estilo alt.country como Wilco, el gran Ryan Adams e incluso proyectos más emocore como Idlewild.

Accelerate es un buen registro, pero para nada “el mejor disco después de su clásico de hace quince años”. Eso se escribe de bandas que terminan siendo una parodia de sí mismas y aquello no se lo merece R.E.M. Accelerate es más bien la revitalización de estos dos polos, que unidos al fraseo de Michael Stipe (se puede constatar su buena forma en “Im gonna DJ”) y a las ruidosísimas guitarras de Peter Buck hacen de Accerelate una especie de pista de despegue hacia un lugar del que no debieron irse jamás.

R.E.M. / Accelerate (2008, Warner Bros.)

1. Living well is the best revenge. 2. Man-sized wreath. 3. Supernatural superserious. 4. Hollow man. 5. Houston. 6. Accelerate. 7. Until the day is done. 8. Mr. Richards. 9. Sing for the submarine. 10. Horse to water. 11. I’m gonna DJ.

Músicos: Michael Stipe (voz), Peter Buck (guitarra), Mike Mills (bajo y voz). Músicos adicionales: Scott McCaughey (guitarra y teclados) y Bill Rieflin (batería).

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s