El Cruce – 660

Por J.C. Ramírez Figueroa (5 de septiembre 2008, Emol)

File_200895161443

Se dice que los discos de Cream, de los Yardbirds o incluso de los Rolling Stones simplemente encapsulaban el explosivo efecto que provocaban en vivo. A diferencia de los Beatles, Love o Beach Boys que veían al elepé como un objeto de arte, existe toda una “escuela de rock” fundada sobre la energía de tocar en vivo. Así, para un auditor atento, 770 debería llevarlo directo a MySpace para buscar el recital más cercano de esta banda de rock and blues que ya cumple una década en actividad.

El riff y la letra de “Encender el blues” es revelador: esto es música donde se mencionan las palabras “rock and roll”. Sin embargo, el carácter celebratorio de El Cruce de canciones como “Tengo un montón de plata” o “Me gustan todas”, se convierte en lamento en la sorprendente “Mapuche” o “Hasta siempre pueblo lindo”. Es que estos muchachos han estudiado la fibra del blues y saben que la “actitud blusera” es sólo un camuflaje de la tristeza de sentirse arrojado en tierras extrañas.

Esto permite comprender por qué en Buenos Aires la ética del blues y del rock and roll impactó tanto. El tango hablaba de lo mismo. Por ende, Moris o Pappo podrían hablar de tristezas, mujeres y calle de una manera más certera que, digamos, Los Vidrios Quebrados, Los Mac’s o incluso Aguaturbia, paralelos nacionales en esto del rock and blues. Por eso, 770 resulta un disco repleto de guitarras, calle y existencialismo rocker que tal vez sería más profundamente apreciado en Madrid o Rosario. Basta escuchar los teclados, la armónica y el ritmo del blues texano de “Billetera o puñalada”.
Sin embargo, la “chilenidad” se hace patente en las letras, la voz de Felipe Toro (aguda en contraposición con lo grave de los argentinos) y ciertos elementos folclóricos como los instrumentos mapuches que se funden muy bien con el blues. Todo esto El Cruce lo sabe defender en vivo. Por lo tanto lo único que se puede hacer después de escuchar un disco como éste es ir a comprobarlo en el escenario. Y, obvio, encender el blues.

link

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s