The Kinks: “¿Mejores que los Beatles, los Stones y The Who?”

Por J.C. Ramírez Figueroa (20 marzo 2009, Emol).

La interrogante fue lanzada por la revista británica Uncut el 2004, a propósito de la reedición de The village green preservation society (1968). Aunque el veredicto fue un empate con los Beatles, hay razones para sostener que en la historia del pop-rock no hay banda más subvalorada que los Kinks.

A diferencia de Velvet Underground, que a los pocos años de su disolución ya eran celebrados como héroes del art-rock, The Kinks, en cambio, aún hoy son reducidos como los excéntricos ingleses de “You really got me”. Ni la devoción de la generación britpop (especialmente Oasis, Blur y Pulp) o los robos disfrazados de homenaje de Green Day (compare usted “Warning” con “Picture book” de los Kinks) han podido revertir es percepción hacia The Kinks. Así, los seis volúmenes de este Picture book vendrían a ser el exhaustivo intento por poner las cosas en su lugar.

Disco 1: Del garage a la canción perfecta

No es casual que esta antología abra con “You really got me” (1964). Con apenas este single, los Kinks pusieron a prueba todas las convenciones de sus contemporáneos. Partiendo por los Beatles, inmersos aun en el rock and roll de los ’50 y el pop alegre del sello Tamla/Motown. Continuando luego con los Rolling Stones, que seguían practicando conservadoras versiones del R&B americano. Y finalmente, The Who, que fueron “aconsejados” por su cuestionado manager Shel Talmy -que también trabajaba con los Kinks- a escribir canciones como “You really got me”. Por cierto, aprovecharon de superar en potencia y agresión incluso al garage rock nortemericano de los Sonics y The Kingsmen, cuya versión de “Louie louie” (1963) ciertamente inspiró esta canción.

Pero el itinerario de The Kinks también incluye detenciones en el mersey beat (“I’m a hog for you baby” o “I believed you”, guiño a Lennon incluído), el rhythm and blues (“Everybody’s gonna be happy”, “Time will tell”) y el blues eléctrico (“I need you”, “Milk cow blues”). Paradas que si bien comparten con el resto de la “invasión británica”, en The Kinks terminarían armando al grupo de recursos para avanzar hacia nuevas formas de hacer canciones.

Así llegamos a su avanzada lectura del folk con “This I know”, los arpegios electrificados de “See my friends”, las resoluciones melódicas de “A little bit of sunlight” o “I’m on the island”, la fotografía de época en “This strange effect” o la increíble “I go to sleep”. La pieza que parecía anunciar el advenimiento de la new wave se sostiene en un staccato de piano y una progresión armónica estremecedora. De hecho, The Pretenders la versionó en The Pretenders II (1980), al igual que “Stop your sobbing”. No deja de ser curioso que su líder, Chrissie Hynde, terminara casada con Ray Davies, en uno de las grandes relaciones tortuosas del rock.

Discos 2 y 3: Nostalgia y pop victoriano

Un segundo hito de los Kinks: la maestría literaria de Ray Davies. Mientras avanzan las canciones podemos apreciar como va elevándose del estandar romántico/existencial de Lennon y McCartney, de Jagger o de Townshend (The Who). Apenas unos meses desde “You really got me”, The Kinks empezaban a hablar de Inglaterra y de sus habitantes. “A well respected man” (1965) es un hombrecito gris que se levanta a hora, que respeta a su jefe y no se despega de su madre. “Dedicated follower of fashion” (1966) ironiza sobre los moda (¿y los “mods”?) y la contradicción de individualizarse vistiéndose como todos. Pero la clave está en “I not like everybody else” (1966), un amargo y temprano manifiesto de Davies sobre sus ganas de separarse del colectivo y mirar la fiesta desde lejos.

Y estos deseos efectivamente se reflejaron en canciones como la grandiosa “Waterloo sunset” (1967) o “Village green” (1968) donde se narra el regreso desde la ciudad al campo y comprobar con horror que “los recuerdos están llenos de turistas estadounidenses”. Tampoco hay que olvidar “Lola” (1970), una delirante historia sobre un tipo que conoce a una mujer que “abrazaba demasiado fuerte para serlo”.

Discos 4, 5 y 6: De vuelta a la raíz americana

El último hito en The Kinks es el que se contiene entre el cuarto y sexto volumen de esta colección. Su vuelta a las raíces estadounidenses y su giro hacia el rock de arenas, o sea de estadios bajo techo. “¿Era necesario sonar como Dire Straits?”, se preguntaba un crítico del Observer inglés. Sin embargo esta última evolución es perfectamente defendible, considerando que The Kinks corrió siempre solo. “Celuloid heroes”, “Misfits”, “State of confution” y, sobretodo, “Rock and roll fantasy”, son extraordinarios estudios sobre la “americanización” de la cultura y el fin de la inocencia.

Es esta mirada entre nostálgica y amarga de Ray Davies y su sincero acercamiento a la raíz estadounidense lo que redime el último capítulo de esta antología. Como si The Kinks, actualmente desactivados, fuesen al rock lo que Clint Eastwood al cine: activistas de los tiempos perdidos, pero que no por eso renuncian a la dureza. Porque desde los ’60 que la banda insiste en riffs, letras y estribillos acerca de que éste no es un mundo hecho para los viejos.

The Kinks / ”Picture book” (2008, Sanctuary)

Disco 1: Brian Matthew introduces The Kinks, 2. You really got me, 3. I´m a hog for you baby, 4. I believed you, 5. Long tall Sally, 6. I don´t need you anymore, 7. Stop your sobbing, 8. I gotta move, 9. Don´t ver let me go (demo), 10. All day and all of the night, 11. Tired of waiting for you, 12. Come on now (outtake), 13. There is a new world opening for me (Kassner Publishing demo), 14. Everybody´s gonna be happy, 15. Who´ll be the next in line (demo), 16. Time will tell, 17. Set me free, 18. I need you, 19. See my friend, 20. Wait till the summer comes along, 21. I go to sleep, 22. Little bit of sunlight (Kassner Publishing demo), 23. This I know (demo), 24. A well respected man, 25. This strange effect , 26. Milk cow blues, 27. Ring the bells, 28 I´m on an island, 29. Till the end of the day, 30. Where have all the goof times gone, 31. All night stand (demo), 32. And I will love you, 33. Sittin´on my sofa.
.
Disco 2: 1. Dedicated follower of fashion (alternate stereo take), 2. She´s got everything, 3. Mr. reporter (Ray vocal), 4. Sunny afternoon, 5. I´m not like everybody else, 6. This is where I belong, 7. Rosie won´t you please come home, 8. Too much on my mind, 9. Session man, 10. End of the season, 11. Dead end street (alternate version early 1966), 12. Village green, 12. Two sisters, 14. David Watts, 15. Mr. Pleasant. 16. Waterloo sunset (mono mix), 17. Death of a clown, 18. Lavender hill, 19. Good luck charm (BBC radio recording), 20. Autumn almanac. 21. Susannah´s still alive, 22. Animal farm, 24. Rosemary rose, 24. Berkeley mews, 25. Lincoln county, 26. Picture book, 27, Days, 28. Misty water.

Todas las canciones del disco aquí

Integrantes: Ray Davies (voz, guitarra, letras), Davie Davies (guitarras, bajo), Pete Quaife (bajo), John Dalton (bajo), Mick Avory (batería).

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s