La resaca de MGMT

mgmt

 

Por J.C. Ramírez Figueroa (26 de marzo 2010, Emol)

Hace un par de años se acuñó en Chile el termino “shúper” para englobar cierta estética juvenil rebosante de flúor, sintetizadores, neones y música bailable. El término, una derivación del argot “shúper loco”, tuvo en MGMT una de sus máximas fuentes de inspiración. Su disco debut Oracular spectacular (2008) y especialmente sus singles “Time to pretend” y “Kids”, fiesteros y con un teclado dominante, fueron destacados en cuanta página web existe. También aparecieron en películas adolescentes (“Sex Drive”, “Whip It”) y las revistas especializadas los elevaron como nuevos chicos prodigios del indiepop. Igual de importante fueron las estudiadas fotos promocionales de la banda: caras pintadas, gafas, gorritos bolivianos, torsos desnudos, collares, pelos ensortijados, pantalones rojos, post-hippismo. En contexto donde la difusión de las bandas está relativamente nivelada, una buena sesión disperdigada en google images marca la diferencia.

File_201032613244 (1)Congratulations puede escucharse como el intento de una banda de revista de tendencias por ser tomada en serio. O como pasar de ser los nuevos hits del indie corporativo a artistas pop auténticos. Por eso contrataron a Pete Kember de Spacemen 3 e intentaron alejarse del ambiente fiestero neoyorquino de su debut. Y el resultado no está nada mal. La producción suena más elaborada e interesante. “It’s working” y los puentes de “Song for Dan Treacy”, con sus reverberancias y órganos siguen la estela del Investigate witch cults of the radio age (2009), el extraordinario disco de Broadcast & The Focus Group. Aunque, lamentablemente, sin su fragmentación y espíritu de aventura.

Porque MGMT quieren ser artistas pero también gozar del éxito masivo. “Brian Eno” y “Flash delirium” son hits en potencia. El primero acelerado y con todos los instrumentos adelante. El segundo, pausado pero cargado del pop sintetizado de sus singles anteriores. Sin embargo, estos son quiebres dentro de una continuidad mucho más “pensada”, profunda y melancólica. Algo que generalmente pasa tras un debut excesivamente animado. “I found a whistle” toma la clásica balada soul de los cincuenta y la pervierte con guitarras acústicas y ecos. “Siberian breaks” es una pieza de folk psicodélico que perfectamente podría pertenecer a Donovan o Crosby, Still and Nash. “Lady Dada’s nightmare” (vaya nombre) es pop de cámara con violines, clavicordios y capas de sonido. Sólo por estos intentos, Congratulations vale la pena. Perfectamente, como varias agrupaciones del entorno indie-mainstream estadounidense, podrían seguir finguiendo que la fiesta no había terminado.

link

Guardar

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s