La joven Dolores, el disco “más literario” de Christina Rosevinge

 

Por J.C. Ramírez Figueroa (7 de abril 2011, Emol)

Este es el disco más “literario” de Christina Rosevinge, aún recordada en Chile por su éxito con Los Subterráneos. Fue compuesto bajo la influencia de Paul Celan, Alejandra Pizarnik y Paul Valéry, pero también con el mito de Narciso y las historias bíblicas (la caída de Eva, la mujer de Lot) como lecturas recurrentes. Ella misma lo explicaba al suplemento cultural Babelia de El País de España. La sección se llamaba “El rincón” y en la foto se ve en su casa, acompañada de un cuaderno, su piano y una guitarra acústica Gibson de los años ’50. “He querido trasladar (los mitos e historias bíblicas) a la actualidad y ponerme en el lugar de esas mujeres, haciéndome una idea de cómo vivirían ellas esas pasiones hoy (…) los mitos son eternos y muchos de los comportamientos humanos ya están definidos desde hace miles de años y se mantienen imperturbables”, decía la compositora. Lo anterior define perfecto la atmósfera de este La joven Dolores. Acústico, melodías limpias, buenas historias, una voz que se eleva con timidez por encima de la música. Un disco en la tradición de los jóvenes cancionistas hispanos que vienen territorialmente del rock: Aroah, La Bien Querida, Russian Red, Fran Nixon, Abraham Boba y, sobre todo, Nacho Vegas. De hecho, todavía se escuchan esquirlas de Verano fatal (2007), ese breve disco que grabaron juntos: el country-folk de “Tu sombra” o el reverb de la voz en “Eco”. Pero Christina toma vuelo propio, jugando con estrofas de acordes “oscuros” que desembocan en dulces estribillos. Muchas veces dominados por notas séptimas y propulsados por piano, batería y arpegios de guitarra. Estupendos recursos para contar historias que encriptadamente hablan de mujeres hartas de los hombres. Pero que también necesitan explicarse a sí mismas por qué no los necesitan más. “Weekend”, la guitarreada “Jorge y yo” o “La idiota en Mi mayor” (junto al francés Benjamin Biolay) son excelentes ejemplos de esto. Así, La joven Dolores (llamado así en alusión a un barquito turístico de la isla de Formentera, donde nació el disco) se convierte en uno de los discos para escuchar con atención esta temporada.

link

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s