Escritor peruano Fernando Iwasaki: “El W.C. es un extraordinario lugar para leer”

Cinco de sus obras acaban de llegar a Chile: “Papel Carbón”, “Ajuar funerario”, “Helarte de amor”, “Inquisiciones peruanas” y “España, aparta de mí estos premios”, donde se pasea desde el erotismo a la historia latinoamericana

Por J.C. Ramírez Figueroa

Fernando Iwasaki (Lima, 1961) es un escritor e historiador que estuvo dando una charla sobre “Los libros en el fin del mundo” en la UDP y otra sobre “Humor y Literatura” -junto a Rafael Gumucio- en la Librería Lea + del GAM.

En Chile acaba de publicar: “Papel Carbón”, “Ajuar funerario”, “Helarte de amor”, “Inquisiciones peruanas” y “España, aparta de mí estos premios”. Una colección de piezas -de la editorial hispana Páginas de Espuma y distribuida en Chile por Liberalia- que exploran desde el cuento erótico a los experimentos narrativos, pasando por lo fantástico, la reflexión y el humor.

Quizás esa increíble versatilidad se deba a un hábito que tiene Iwasaki cada vez que llega a un país: Visitar las librerías convencionales y “de viejo” en busca de la literatura nacional más olvidada o excéntrica.

“Ya Oscar Wilde decía que los escritores olvidados son los más interesantes. Pitol en «El mago de Viena», que son sus memorias, también habla de lo importante para él que son los escritores excéntricos y raros. Borges lo que siempre ha hecho ha sido inventarse una tradición de escritores que hemos convertido en importantes porque lo fueron para él: Macedonia Fernández, Lugones, el mismo Chesterton, que en Inglaterra no tiene la importancia que le damos nosotros”, explica.

Ese sería el camino a seguir, en lugar de “presionar la misma tecla siempre”. Para Iwasaki “cada uno construye su propia tradición, su propio canon de escritores”.

-¿Y existe una ruta para llegar a esas literaturas?

 Hay dos itinerarios clarísimos. El primero es el de los escritores que hablan de otros escritores. Si recordamos a Unamuno es porque Azorín, Machado y Baroja escribieron sobre él. Lo que escribe el crítico de turno no lo recuerda nadie, sólo tiene actualidad. ¿Qué vamos a recordar de Carlos Fuentes? Lo que han escrito de él García Márquez, Vargas Llosa, Carlos Franz. Lo que un escritor escribe sobre otro. Hay autores que nos enseñan y descubren a otros escritores con que construyen su propia tradición.

-¿Y el otro itinerario?

 Lo que te dicen los libreros. Allí hay dos categorías: la de las grandes superficies y las independientes. Los de estas últimas son como tus médicos de cabecera. Y dentro de estos últimos hay una especie más sofisticada que es el librero de viejo. Me encanta moverme por este circuito de libros agotados y viejos.

Iwasaki -residente en España- defiende el rol del escritor latinoamericano en Europa y la necesidad de construir más puentes de difusión con la Madre Patria. Como a principios del siglo XX, donde desarrollaron muchas vanguardias. “Ellos son tan importantes para España como los del «boom» de los ’70. Eran los que más leían, tenían más mundo. Cuando Huidobro llegó a Madrid procedente de París, fascinó a todos los escritores españoles que lo veían como especial, sobrenatural. Con Neruda y Edwards Bello pasó lo mismo”.

-Ud. es crítico, pero a la vez lector. ¿Cómo ordena sus lecturas?

 Divido el trabajo de lo que leo por gusto. A los primeros les dedico las horas de trabajo, aceptando los límites que una novela impone. Lo que me gusta, aprovecho sobre todo los viajes, el tren, las filas. Yo leo hasta en el baño. ¡Es un lugar extraordinario para leer!

link

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s