The Rolling Stones, las bodas de oro del rock and roll (9 de diciembre 2012, Artes y Letras)

La banda británica sacó nuevo disco compilatorio, comenzó una gira mundial y publicó un grueso libro de fotografías personales que acaba de llegar a Chile. Además en el marco del Inedit se estrenarán dos documentales que narran dos  momentos claves de su carrera: cuando lanzaron “(I can´t get no) Satisfaction” y la trágica clausura de la utopía sesentera en Altamont.

Imagen

 

The Rolling Stones: las bodas de oro del rock and roll.

 

La banda británica sacó nuevo disco compilatorio, comenzó una gira mundial y publicó un grueso libro de fotografías personales que acaba de llegar a Chile. Además en el marco del Inedit se estrenarán dos documentales que narran dos  momentos claves de su carrera: cuando lanzaron “(I can´t get no) Satisfaction” y la trágica clausura de la utopía sesentera en Altamont.

 

 

Por J.C. Ramírez Figueroa

 

Habían pasado cuatro meses del huracán Beatle, cuando The Rolling Stones visitaron por primera vez Estados Unidos. En junio de 1964 aterrizaron sin multitudes de fans esperándolos pero con un flamante disco homónimo. Estaban dispuestos a demostrarle al país que en Londres se amaba más salvajemente el rock and roll y blues que en Liverpool. El problema es que a casi nadie le interesó comprobarlo. Los bancos vacíos, las burlas en la televisión y el poco interés de la prensa, los asustó.

 

Hasta que el guitarrista Keith Richards, un año después, durante la segunda gira por ese país, compuso el célebre riff de “(I can´t get no) Satisfaction”. Después se quedó dormido y en la grabación se escuchan sus ronquidos. Sería su primer hit mundial, grabado en los estudios Chess de Chicago. El mismo donde trabajaron sus héroes: Chuck Berry, Muddy Waters, Bo Diddley.

 

Las películas. Con ese empujón moral, retornarían a Gran Bretaña, con presentaciones en Dublin y Belfast (Irlanda). Ahí serían seguidos, por primera vez,  por un equipo cinematográfico dirigido por Peter Whitehead. El material, inédito hasta ahora, constituye el núcleo de “Charlie is my darling”. Un documental de más de una hora de duración, en blanco y negro y restaurada por Mick Gochanour. Más allá de las interpretaciones de hits tempranos como “The last time”, “Time is on my side” o “Heart of stone” lo extraordinario es cómo  captura a la banda antes que la fama los cambiara para seimpre. Allí, vemos a Mick Jagger confesando “estar actuando todo el tiempo”, Brian Jones (miembro fundacional y fallecido en 1969) admite su disidencia al no querer integrarse al “star system”  y Richards asegura graciosamente que está “atado a su guitarra”. El título, por cierto, corresponde a una frase de una fan enamorada del baterista Charlie Watts. Para el restaurador es “una banda de punk, fresca y con la guardia baja, captada en la inmediatez y sin filtros”

 

El otro documento cinematográfico Stone es “Gimmie shelter”, tomado de una canción del disco “Let it bleed” (1969) y dirigido por Albert Maysles, David Maysles y Charlotte Zwerin. Un registro de la banda en su gira estadounidense pero centrada en el Festival de Altamont, California. Allí, tras los shows de Santana, Flying Burrito Brothers y Jefferson Airplane, entre otros, se presentan los Stones y un espectador es acuchillado por un miembro de los Hell´s Angel´s quienes están a cargo de la seguridad del evento. Y todo se ve en cámara.  Eso, se ha dicho marcaría simbólicamente el fin de la utopía generacional de los años 60 y el triunfo de la violencia que marcaría el futuro.

 

La compilación y la gira. Mucho se ha criticado la falta de sorpresa de “GRRR!”, otra retrospectiva de su carrera con dos canciones nuevas: el single “Doom and gloom” y “One more shot”.  Pero si el disco triple sirve de algo es para descubrir clásicos que inexplicabablemente no han podido instalarse en la memoria pop o las conversaciones melómanas. Por ejemplo, “We love you”, canción 17 del primer volumen. Grabada en 1967 es la única donde participan John Lennon y Paul Mc Cartney en los arrastrados arreglos corales junto a The Rolling Stones en pleno. Esta amistad jamás ha sido un secreto. De hecho hace dos semanas en Londres, iniciaron su nueva gira  mundial abriendo con “I wanna be yout man” un tema cedido por los Beatles. Un gesto noble de la banda en su aniversario 50.

 

El libro. Acaba de llegar a Chile”50″ (Blume/Contrapunto) un monumental libro curado por los propios miembros de la banda: Mick Jagger. Keith Richards, Ron Wood y Charlie Watts. El libro funciona como una especie de hermano de “Anthology” la biografía coral de los Beatles publicada el 2002. Pero en lugar de ser largas confesiones o testimonios sobre los procesos de grabación, acá las fotos hablan por si solas. Llama sobre todo la atención que al principio eran tan elegantes y modernistas para vestirse como The Beatles. Pero rápidamente vendría el desmadre y tanto la ropa como las peses empezaron a relajarse. El libro incluye más de 1.000 fotos del archivo personal de los músicos, incluyendo giras por el mundo, esperas en los hoteles, grabaciones de canciones. “Comenzamos como un grupo de blues tocando en locales, y hemos acabado llenando los estadios más grandes del mundo con un tipo de concierto que ninguno de nosotros habría imaginado en nuestros inicios”, firman los cuatro integrantes en la introducción. Y aunque esta sorpresa de la banda pueda ser un lugar común, no deja de conmover.

 

“50” es editado por Blume y distribuído por Editorial Contrapunto. 352 páginas, 25 x 30 cm tela con sobrecubierta.

 

“Charlie is  my darling” se estrena el domingo 9 de diciembre a las 22:30 en el Teatro Nescafé de las Artes.

“Gimmie Shelter” se presenta el lunes 10 de diciembre a las 22 horas en el Teatro Nescafé de las Artes.

 

 

 

 

3 impedibles del Inedit

 

1)     Don´t Look Back. Bob Dylan intenta mantener la cordura en su gira inglesa de 1965. Ya grabó un disco donde por primera vez electrificaba la música, haciéndole un guiño al pop que sonaba en la radio. Pero sus fans lo siguen viendo como un trovador de izquierda. El director D. A. Pennebaker lo sigue sin decir ninguna palabra. Ignora a su novia Joan Baez, redacta poemas en una máquina de escribir, se pelea con los periodistas, graba un videoclip con Allen Gingsberg  y deja a su manager negociar. Un docu-reality envolvente y revelador.

 

2)     Jason Becker: Not dead yet. A diferencia de los críticos de rock que siempre hablan de Van Halen o Slash, para los músicos, Jason Becker es el mejor guitarrista que ha pisado la tierra. Capaz de cosas como hacer una serie de escalas a toda velocidad con una sola mano en el mástil y con la otra jugar al yoyo. O de hacer versiones de los Beatles, cuando todos estaban metidos en el thrash metal. Pero ocurrió algo terrible:a los 19 se le detectó esclerosis lateral amiotrófica  que le impidió moverse y hablar. Pero él quiso seguir adelante.

 

3)     This is Spinal Tap. Rob Reinerconvirtió el falso documental en una obra de arte. Acá vemos a una banda inglesa de heavy metal con delirios de grandeza: se niegan a tocar si el sandwich no tiene los ingredientes que pidieron, exigen tocar acompañados de enanos (“pero que sean gigantescos”) y tienen amplificadores con más números en las perillas para que suenen, aun más fuertes. Pero también funciona como la más eficaz crítica el patético culto a la personalidad en el rock and roll.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s