Belle and Sebastian: ¿La última banda de culto? (7 de noviembre 2010, Artes y Letras)

Imagen

No daban entrevistas ni aceptaban fotos. Rechazaron al descubridor de Madonna y The Ramones, porque “no lo reconocieron”. Grabaron algunos de los discos de pop orquestal más perfectos de las últimas décadas. Y ahora que sacaron nuevo disco (“Write about love”) debutan en Chile este 14 de noviembre.

J. C. Ramírez Figueroa

“¿Has visto a esta banda?” La pregunta, que imitaba los avisos buscando niños perdidos, fue tema central de la desaparecida revista Select en 1998, describiendo mejor que nadie la paradoja de los escoceses Belle and Sebastian.

La ilustración -un retrato hablado de sus integrantes- reforzaba la idea de unos músicos en fuga, cuya política -explicaba la bajada- era “no dar entrevistas, no hacerse fotos y ofrecer sólo un puñado de recitales”.

El grupo, un ensamble más bien, entre seis y siete integrantes estables, había publicado un disco extraordinario: If you’re feeling sinister (1996). Una obra que, sin campaña mediática alguna, trepó en todas las listas de “lo mejor del año”. Un milagro de pop orquestado (plumillas, cuerdas, vientos), letras que se leen como cuentos y melodías por sobre la media.

Esto hizo descubrir su verdadero origen y debut: Tigermilk , publicado apenas unos meses antes. Lo grabaron en un salón parroquial, tras ganarse unos fondos de la municipalidad de Glasgow para músicos desempleados. Las mil copias de ese disco, tan brillante como el otro, repartidas a amigos, ya se habían esfumado.

Pop subversivo

“Belle and Sebastian es lo más alejado del punk si se piensa como suenan sus canciones, pero tiene la actitud más punk de todos los grupos con los que he trabajado”, declaró Steve Draids, su tour manager, en la indispensable biografía “Una historia de rock moderna”, de Paul Whitelaw (Metropolitan, 2009).

En ese contexto, que Belle and Sebastian hayan rechazado la disciplina del rock comercial (fotos, entrevistas, ensayos metódicos) es perfectamente entendible. Incluso, prepararon una guía de respuestas, donde explicaban el origen del nombre más allá de la serie de dibujos animados en que efectivamente se basa.

Así como su carrera de ocho discos y cerca de quince singles que pasan del pop de cámara al glam, y del folk al pop de sintetizadores sin aburrir jamás. O que todas sus carátulas sean de distintos colores y parodiando la estética del cine francés o inglés de posguerra. O invitar a los fans a aparecer en los videos, en vez de ellos. O sus referencias a Salinger, Bob Dylan, Marx y el northern soul al mismo tiempo que cantan sobre cafés, matonaje escolar o perros. Hasta podían hacer un videoclip sobre la fantasía de perderse en una biblioteca (“Wrapped up in books”) y luego otro (“Step into my office, baby”) sobre un limpiador de vidrios que se convierte en objeto de deseo de un empresa llena de mujeres.

Cuando los invitaron a Brasil, aceptaron aparecer en un late show, donde el conductor apenas sabía de ellos, sólo por la experiencia. Y cuando se ganaron un premio Brit en 1999, compararon su triunfo “como si Albion Rovers goleara al Inter de Milán”. Pero la mejor historia fue con el magnate y descubridor de Ramones, Madonna y Depeche Mode: Seymour Stein.

Stuart Murdoch, el director de la banda y principal compositor, no toleró que éste le pidiera un concierto privado. “Aunque haya viajado de Nueva York a Glasgow, no tendrá atenciones especiales”, dijo. Después de tocar de mala gana dos canciones, la banda fue a cenar y Stein pidió ¡todo lo que había! La banda terminó echando la comida en bolsas para perros, el tipo nunca volvió a llamar.

“Digámoslo así: Belle and Sebastian como la banda de culto perfecta, la banda pop para gente que le gusta leer, la banda para enamorarte y para que te rompan el corazón, la banda que existe y suena nada más que para uno y por uno” resumió Rodrigo Fresán en una columna para Página/12.

Escribiendo sobre el amor

Write about love (2010) ha sido celebrado como cada nuevo disco lanzado por la banda. Aunque fue comparado con God help the girl, el proyecto de Murdoch cuyo disco homónimo fue compuesto por él y cantado por tres chicas que respondieron a un aviso publicado en un diario escocés.

El músico, que ha sido señalado por su biógrafo como “probablemente el único cristiano practicante del indie-pop (o al menos, el único al que no le importa admitirlo)” ha declarado que si no fuera cantante sería predicador. Y también que aparecer en los medios y que sus álbumes sean elogiados “no tiene nada de glamoroso”. Incluso, dijo que no le entusiasmaba que su banda fuese mencionada en películas hollywoodenses como “Juno” o “(500) Days of summer”.

Es curioso que la mayoría de los comentarios sobre el Write about love comiencen desde la idealización de la banda, más que desde su “momento artístico”. Como por ejemplo utilizar el léxico indiepop: “canciones para caminar junto a la lluvia”, “melodías soleadas”, “maravillas orquestadas”. O juicios de valor que oscilarán entre el autoengaño (“el mejor disco de su carrera”), la extrañeza (“¡Qué hace Norah Jones cantando acá!”) y la frustración (“Eran mejores los discos antiguos”)

Pero la verdad es que el disco suena como a un reinicio. O más bien su definitivo paso a la adultez. Ellos mismos han reconocido los errores que han cometido, por ignorancia o arrogancia, y que les han impedido llegar a un público más masivo. Por eso, a pesar de los ripios y baches, hay un puñado de temas extraordinarios: especialmente “I want the world to stop”, “Write about love” y “Sunday’s pretty icons”. En ellos hay un nivel musical que es totalmente Belle and Sebastian. Una síntesis de todos los estilos y triunfos de sus discos anteriores que deberían en algún momento ser la tónica de todo un disco.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s