Libranda, la plataforma del libro digital llega a Chile (12 de marzo 2013, La Segunda)

Sin título

 

Por J.C. Ramírez Figueroa

 

La española Arantza Larrauri, directora general de Libranda, ha estado por estos días en conversaciones con editoriales chilenas para integrar obras a su catálogo, lo que significa un gran salto de nuestra literatura a los nuevos formatos.

Es que se trata de la plataforma de libros digitales más importante de habla hispana. Su irrupción fue el 2010 y de la mano de tres grupos editoriales gigantes: Planeta, Santillana y Random House. Actualmente trabajan con 130 sellos en 110 tiendas online que cubren Europa, Estados Unidos y Latinoamérica (incluyendo Amazon) y su stock supera largamente los 5 mil títulos.

“La región, y especialmente Chile, nos parece una zona fundamental para expandir el libro digital”, explica Larrauri, quien llegó al país invitada invitada por la Cámara Chilena del Libro para ser expositora en una capacitación de la misma organización.

“La penetración de tecnología celular y tablets convierten al país en un mercado potente. Este es un mundo muy dinámico y debemos adaptarnos a los cambios que van ocurriendo. Nada es muy definitivo. Sin embargo, toda esta tecnología, que en Chile está muy desarrollada, facilita la edición digital con editoriales, librerías y bibliotecas”.

“Este país está recién empezando”

La encargada de Libranda ha tenido varias reuniones, y dice que, en general, la visión es optimista, aunque aún falta por desarrollarse.

“Este país está recién empezando. Los editores están comenzando a plantearse el libro digital y a conseguirse los derechos de autor. Las tiendas ahora están interesadas en ofrecer los libros electrónicos en tecnologías más sofisticada”, ejemplifica.

La idea, dice, es que a corto y mediano plazo, haya librerías y retail que puedan ofrecer en el país el catálogo de las editoriales que conforman Libranda, de la misma forma que las editoriales nacionales puedan expandirse globalmente.

Interés, existe, al menos. Sólo falta fortalecer el mercado, porque la gente ya está leyendo.

“Chile es prioritario para nosotros y esperamos que entren a este entorno”, asegura

Pero llegar a estas instancias no ha sido fácil. Según explica Larrauri, durante estos tres años las resistencias mundial en torno al ebook han disminuido considerablemente en la medida que se ha comenzado a utilizar y masificar.

“Al principio era difícil negociar los derechos de autor, no estaba incorporado en los contratos. Algunos editores tenían miedo de digitalizar el contenido y que las personas lo descargaran ilegalmente, cuando en verdad lo que se ofrece es una alternativa de compra. Había que replantearse todo”.

“Los libros dejaron de estar escondidos en un rincón”

Hace una década, la oferta de libros en nuestro idioma era mínima. Gracias a las editoriales asociadas a Libranda, la oferta no ha parado de aumentar. Y esto incluye desde best-sellers tipo “Cincuenta sombras de Grey” hasta los textos de ciencias sociales de Paidós, pasando por catálogos exquisitos, como los de Nórdica, Libros del Asteroide o Anagrama.

“La expansión ha sido importante. El libro que antes llegaba a un territorio completo ahora llega a tiendas de todo el mundo con las que nosotros trabajamos. La gran ventaja es esa: el acceso universal. Las mismas librerías que antes sólo vendían en España, Chile o México ahora lo pueden hacer en Latinoamérica. Ahora los libros dejaron de estar escondidos en un rincón. Y descargándolos al instante”, dice.

Para la directora de Libranda, las librerías deberían aprender a vender los e-books de la misma manera que lo hacen con el papel, generando fidelización y visibilizando los catálogos, según los intereses del lector. Dice que está claro que se pierde la experiencia de buscar libros o recorrer los anaqueles siguiendo un título o área determinada, pero también es cierto que internet permite conocer los gustos del lector y sugerirle títulos o permitirle leer primeros capítulos de libre descarga.

“Las librerías pueden jugar el mismo papel que siempre. Al fin y al cabo, el libro electrónico es un libro. Y lo importante es la historia que contiene”, explica. “Si tú sabes de libros, deja que creemos un entorno tecnológico donde puedas venderlos y que los clientes que entran en tu librería no se vayan a comprar a otro sitio”.

Papel vs. tinta electrónica, ¿qué soporte está ganando el 2013?

“El crecimiento exponencial del digital ha sido muy grande. Considerando las ventas en España de los últimos años, ya se considera como algo estratégico. Por ende, el libro circulará en estos dos soportes en paralelo”, explica Larrauri. Estos datos son confirmados por el Informe de Comercio Interior de España, que señala que durante el 2012 el 22% de todos los títulos publicados (88.349) fueron en formato digital. Lo interesante es que, aunque no sea un crecimiento rápido, sí es sostenido, algo que es compartido por las publicaciones en inglés.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s