Museo de la Memoria revelará documentos y testimonios inéditos a 40 años del Golpe (2 de julio 2013, Plaza Cultura, La Segunda)

Luis Poirot y Rodrigo Rojas Denegri se suman a proyectos encabezados por Claudia di Girolamo, Rodrigo Pérez y Manuel García, entre otros. También estará la bitácora de la Esmeralda y listas de prisioneros. “Los DD.HH. no tienen ideología”, afirma su director, Ricardo Brodsky.

La Segunda Digital

 

Por J.C. Ramírez Figueroa

El director del Museo de la Memoria, Ricardo Brodsky, sonríe al recordar la polémica del año pasado, protagonizada por Magdalena Krebs, directora de la Dibam. Ella afirmó en carta a “El Mercurio” que, con respecto a las violaciones a los DD.HH., la institución “debería proporcionar los antecedentes que las generaron” y que, carecer de ese punto, “limita su función pedagógica”.

Para Brodsky, este debate -que se expandió en internet- le hace bien al país y al museo, sobre todo al haber puesto en conflicto la forma en que se conmemorarán los 40 años del Golpe el próximo mes de septiembre. “Nuestro gran objetivo a futuro es insertarnos en la educación, seguir itinerando en comunas y regiones y exponerles el tema a las nuevas generaciones”.

En tres años de funcionamiento, el año pasado contaron 202 mil visitas frente a las 129 mil de 2011. Es decir, crecieron en un 56%. Además es importante la alta asistencia internacional, cuyo público ve en este museo uno de los referentes a un proceso político emblemático a nivel mundial.

Por estos días, además de las actividades en curso -que se pueden chequear en http://www.museodelamemoria.cl- se están preparando varias exposiciones y eventos que conmemorarán el 11 de septiembre. Destaca “Registros del Golpe” , una muestra con materiales poco conocidos y pertenecientes a la colección del museo. Entre ellos la bitácora del buque Escuela Esmeralda , listados de detenidos (“parecen verdaderas guías telefónicas”, comenta Brodsky) y planos originales del campo de prisioneros de Isla Dawson.

Paralelamente, habrá reproducciones de portadas de diarios del 12 y 13 de septiembre para mostrar el impacto mundial generado por el bombardeo a La Moneda y la muerte de Allende.

También se preparan dos muestras fotográficas. La primera corresponderá a Rodrigo Rojas Denegri , quien, luego de vivir exiliado con su madre en Estados Unidos, regresó a Chile en 1986. Con sólo 19 años registró con osadía las protestas y movimientos sociales de la época. Murió quemado por una patrulla militar ese mismo año.

La segunda contiene trabajos inéditos de Luis Poirot , que coinciden con la celebración de sus 50 años de trabajo. La muestra contendrá registros de los días posteriores al Golpe, incluyendo imágenes de La Moneda devastada y las calles de Santiago bajo vigilancia militar.

Brodsky además explica que se desarrollarán al menos dos eventos simbólicos y masivos que apuntan a lo transgeneracional. El primero es una gran intervención en la explanada del museo con un proyecto creado por Claudia di Girolamo y dirigido por Rodrigo Pérez .

Ellos invitarán a nietos y familiares de las víctimas, que reconstruirán la memoria de sus seres queridos a través de piezas gráficas o escritas. También está el proyecto “Mala memoria”, lanzado la semana pasada. Consiste en la creación de piezas musicales con la temática del golpe. El jurado está compuesto por Camila Moreno , Alex Anwandter , Manuel García y Javiera Parra . La idea es que estos trabajos puedan ser grabados y publicados en el futuro.

“Los derechos humanos son un imperativo moral”

Para el director del Museo de la Memoria, el espacio se ha convertido en la culminación de proyectos como el Parque de la Paz de Villa Grimaldi o Londres 38, que ya estaban sugeridos desde el informe Rettig en torno a un gesto de “reparación” hacia las víctimas de la Dictadura.

-¿Cómo conciliar el proyecto educativo del museo con ciertas resistencias que claman por un “contexto” histórico?

-Sobre lo que pasó en Chile hay dos maneras de asumir una perspectiva educacional. Una es tratar de explicarse por qué ocurrió la crisis política que llevó a un Golpe de Estado. Ese es un tema muy relevante y que no es tratado en nuestro museo. De hecho, los museos de historia de la Dibam no lo tratan… ¡Y nos piden a nosotros que lo tratemos! Es muy difícil para un museo abordar ese tema. Es algo que debería hacerse en el ámbito educacional, universitario, social y en los medios de comunicación. Un museo es una institución muy acotada para poder exponer con sus recursos un problema que tiene esa complejidad.

-¿Y cuál es la forma de enfrentar el tema?

-Es la que nosotros estamos asumiendo: mostrar los hechos que ocurrieron después del Golpe para señalar que bajo cualquier contexto el respeto a los DD.HH. es fundamental en la sociedad. Y que, si no se respetan, se producirán los daños que ocurrieron en Chile. Así, nuestro enfoque es llamar la atención sobre un imperativo moral de la sociedad. En tiempos de normalidad se respetan, claro. Pero con mayor razón se debe hacer en tiempos de crisis donde se desatan las pasiones.

-¿Qué les diría a los que asumen que estas temáticas sólo le pertenecen a un bando político?

-Que los DD.HH. no son de derecha ni de izquierda. No tienen ideología. Y acá, a diferencia de los memoriales que dan testimonio en el lugar de los hechos, los museos ofrecen oportunidades para relatos de alta complejidad. Un esfuerzo así debería ser bienvenido.

link

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s