A los escritores no les gustó que Guillier se definiera como el nuevo Martín Rivas

Por Juan Carlos Ramírez F. (5 de abril de 2017, La Segunda)
“Soy lo que una vez un estudiante me dijo en broma: el nuevo Martín Rivas”, le dice Alejandro Guillier a Raúl Sohr en la página 24 del libro-entrevista “De Cara al país” (2017, Debate).

El paralelo con el personaje de Blest Gana lo tiene repasando su adolescencia en liceos de Antofagasta y Santiago.

“(…) Si yo ganara, sería en verdad el primer Presidente de Chile que es completamente provinciano, un provinciano que estudió en liceos públicos donde va el proletariado, el mundo popular, no en los colegios «emblemáticos» sino en liceos con número”.

Escritores y editores opinan sobre esta analogía.

“Al parecer no recuerda la novela”

“No veo ningún parecido. Esa comparación es un despropósito. Al parecer no recuerda la novela. Me cuesta encontrar símiles literarios. Es difícil pensar en su psicología, en su quiebre interior, puesto que no los muestra. Es un personaje de la TV, periodista sin mucho pasado. Es decir, la novela de Guillier aún no se escribe”.

“Es arribismo aspiracional”

“Pertenezco a un colectivo que nos hacemos llamar Pueblos Abandonados. Uno de nuestros conceptos eje es denunciar el «martinrivismo». Es decir, al chulo provinciano que quiere probar suerte en la gran ciudad y para eso se convierte en otro. Se trata de un arribista aspiracional que se vende al modelo oligarca y centralista, y desprecia las prácticas de autonomía territorial”.

“Le hace daño a la literatura”

“Esforzarse por construir un símil entre Martín Rivas y Guillier quizás sea un error leso que, sobre todo, le hace daño a la literatura. Si el periodismo local ya usó el personaje, al instrumentalizarlo para inflar de atributos a Peñailillo, ¿para qué arriesgarse estropear aún más la reputación de Rivas, ahora con Guillier?”.

“Debe tener un carácter final de luchador”

“Si la familia de procedencia de Guillier devino en pobreza luego que el padre vendiera su mina; si su pobreza fue un signo distintivo y, aparte de conquistar la capital y a Leonor, sus ansias amatorias engarzan con los personajes de manera similar; si el carácter final de luchador en el período revolucionario de Rivas encuadra con el sentido revolucionario de Guillier, entonces sí es nuestro Martín Rivas moderno”.

“Tiene sólo el provincianismo”

“No tiene nada de Martín Rivas, salvo el provincianismo y la posible siutiquería en que se encasilló al personaje. Beatriz Sánchez en cambio podría ser una suerte de Becky Sharp de «La feria de las vanidades», de Thackeray, una fascinante aventurera que cautiva a todos los lectores porque juega en una atmósfera de falsa respetabilidad y sentimentalismo”.

“Me recuerda más al Mago de Oz”

“Cuesta asociarlo a un personaje de novela chilena. No lo veo como el provinciano que viene a triunfar a la capital. Más bien me recuerda al Mago de Oz, que con sus trucos de ilusionista parecía un mago; en este caso, el ilusionismo de Guillier es el buen uso del lenguaje y su credibilidad como periodista. No sé si son atributos suficientes para gobernar. Tampoco digo que no lo sean”.

 

link

CM34RP6K.jpg

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s