Cristóbal “Tololo” Ugarte: El nieto de Nicanor Parra sacó la voz

Acaba de terminar su primer disco, “Pérdida total” y ni su abuelo sabía que cantaba. Terminó diciendo que era “post retro”. Acá habla sobre como llegó a grabarse, de cómo está el antipoeta y sobre qué apellido terminará usando.

 

IMG_5311 copia

Por J.C. Ramírez Figueroa  (27 de abril de 2017, Capital)

Nicanor Parra en Las Cruces, con audífonos grandes conectados al iPhone y atento a lo que va a sonar.

Su nieto, Cristóbal “Tololo” Ugarte (24) está nervioso.

Aunque han compartido prácticamente toda la vida juntos nunca le había mostrado sus canciones al abuelo. Tampoco a sus papás, Colombina Parra y Pablo Ugarte, figuras del rock nacional en Los Ex y UPA! respectivamente.

Lo que escuchó el antipoeta fue un piano con eco, baterías programadas y la voz, fuerte y modulada, de quien cinco años atrás asignó como responsable de leer el discurso de agradecimiento del Cervantes ante el actual rey de España.

¡Pero esto es post-retro!, sentenció el antipoeta. “Me gusta. Usted se va mandar un Caupolicanazo”.

Tololo, sentado en el living de su abuela (donde pasa la semana antes de irse casi los viernes a la casa de Parra) cuenta esta anécdota y enciende su macbook, pone la canción que impresionó al abuelo y explica: “Él siempre usa el término Caupolicanazo, porque una vez hizo una lectura de poesía en el Caupolicán y parece que estuvo demasiado bueno para él. Él cree que me va a pasar lo mismo. Aparte, se veía muy divertido con audífonos”, dice.

El Steinway del Municipal

Hace un año que Tololo comenzó a grabar “Pérdida total” con el reconocido Cristian Heyne —el productor tras Supernova, Javiera Mena y Gepe entre otros— su primer disco.

El primer “single”  se llama “Cuerpo dócil” y ya está online en su Soundcloud (https://soundcloud.com/cristobal-h-ugarte) y permite hacerse una idea de su registro: una dulce melodía que se cruza con una batería programada a un ritmo imposible y con la voz de Gabriela Mistral sampleada. Y de a poco empiezan a sonar ecos, reverberancias y detalles, mientras la melodía –que recuerda poderosamente a Daniel Melero- se mantiene junto a una letra que habla de daños, distancias y reproches. “¿Crees que acaso es tan fácil lograr un cuerpo dócil?”, canta. Es esa justamente la canción que le mostró a Parra.

“Son canciones que empecé a grabar en el iPhone. Nunca había cantado. Pero simplemente salieron. Me sentaba en el piano y cantaba encima. Yo creía que no eran canciones, porque eran solo parte «A», sin estribillos ni nada. Pero Heyne me dijo que estaba bien así, que ya estaban terminadas”.

Y aunque su mamá le presentó a al productor, Tololo reconoce que estaba “muerto de susto” hasta que se dio cuenta que se estaba entusiasmando. Pero el trabajo es trabajo y Heyne le hizo un presupuesto para un disco y el chico no podía pagarlo. Y se lo dijo. “Pero él lo quería hacer igual. Y eso me gustó”. Llegaron a un acuerdo, se juntaron a conversar y el productor empezó a sacarle el rollo. “Era verdad eso que es como el psicólogo de los músicos chilenos”.

En un momento Tololo quería grabar en el Steinway del Municipal. “El me decía para qué si todos los pianos suenan iguales. Hasta que logré convencerlo y claro, sonaba distinto. Otras veces me dejaba dos horas frente al computador en el estudio y estaba preocupándome de un detalle, un milisegundo de música”.

Heyne hace una pausa en una jornada ocupada de trabajo y complementa: “Tololo es muy elegante y sensible para componer. Mi sentimiento cuando escuchaba sus demos era que guiarlos hacia algo tan preconcebidamente pop no era muy respetuoso con su esencia y, conocordamente, con lo que él esperaba”.

-¿Fuiste algo así como un facilitador? A veces lo dejabas solo, contaba él y se quedaba dos horas arreglando un detalle en el estudio.

-Así son siempre los discos. Toman mucho más tiempo de lo que nadie podría llegar a imaginar. Al menos los que produzco yo

Tololo: “Al entrar al estudio descubrí el infinito de posibilidades que se abren trabajando con otro músico, puedes pasar horas escogiendo un sonido de tambor o un sampler de algún instrumento, y te das cuenta de que todo puede ser pero no hay que pasarse ni quedarse. Me gusto que Cristian tenia algo en común conmigo que es la constante mirada autocritica, que siento que otros músicos no tienen y se ponen a tocar y apretar botones, y creen que basta con eso, cuando en realidad todo requiere de una maduración y que los distintos sonidos y pistas vayan encajando como en un puzzle. Descubrí que los años que pasaron hasta lograr el producto final solo le dieron mas madurez al disco”

“He curado varias heridas”

IMG_5227 copia (1).jpg

“Desde niño yo solo tocaba piano, después mas o menos a los 18 me atreví a agregarle algunas frases con mi propia voz. Es que siempre he desconfiado del concepto musical de grupo. Por eso preferí siempre tocar solo porque no necesitaba nada mas que el piano para realizarme”, explica Ugarte un par de meses tras esta la primera conversación.

Aunque el 2013 ya había sacado un disco instrumental (“Analfabeto”), acá se atrevió a cantar y eso no es menor. Tampoco cierta lucidez, quizá heredada de su abuelo, que lo hace incluso animarse a postear educadamente a quienes pretenden minimizar su talento. “Nunca superare ni la décima parte de lo que ha hecho mi abuelo. Concuerdo. ¿Pero te imaginas ser “nieto de…” y no hacer nada, por miedo al ridículo bajo esa sombra, y por comentarios como el tuyo?. (QUE SON MUCHOS). Criticar humanum est amigo….defenderse también”, escribió ese mismo año en Zancada a un detractor.

Dice que todo este disco fue compuesto en secreto. Un secreto que guardó por 2 años. “Escuchaba las grabaciones para ver como podía ir puliendo las ideas y agregar sonidos atmosféricos o de algún otro instrumento. Un día estaba escuchando una de las canciones y mi mama escucho detrás de la puerta, me dijo eso es increíble como lo hiciste, y yo no le di mucha importancia por venir de muy cerca el elogio”.

El piano imaginario

“Ah, mira este teclado adivina de quien es”. Y saca un instrumento ochentero, pequeño y carreteado. “Es de Charly García. Un amigo de él y que conocía a mis papás quería conocerlo, pero él no le quiso hablar. Y como sabía que me gustaba Charly me trajo el teclado, pensando que eso permitiría conocerlo. Mi abuelo no pescó mucho el instrumento, pero me lo dio”.

Es que su abuelo tiene demasiado que ver en todo esto. De hecho el piano de cola que usó para grabar en la mayoría de las canciones era de él.

“Se lo compró en los ´70 para impresionar a la mujer imaginaria en la mansión imaginaria. Ambas existieron. La mujer era María Molinare Vergara y la mansión está ubicada en Conchalí, en medio de la mansión de Conchalí. Lo había comprado para impresionarla. Es que a él le gustan mucho las antigüedades onda, lámparas de lágrimas, muebles. Y después del terremoto le habían caído cosas encima. Yo le dije que no podía quedar ahí tirado. Y mi abuelo me dijo: «ese piano es suyo, recupérelo»”.

Aunque a Tololo le da pudor reconocerlo, posiblemente es la persona más de confianza del antipoeta. “No es que esté todo el día pegado a él. Cada uno está en lo suyo”, dice. Algo tiene el nieto —¿su discreción? ¿el afecto sincero? ¿su timidez?— que Parra le ha dado un acceso sin restricciones a su vida. Desde mostrarle la carta final de su hermana Violeta (“más que terrible, para mí es un poema, una canción sin música”) hasta escucharle un proyecto que tiene “desde siempre”

—Quiero volver las casas de Nicanor Parra museos. Todas. Que haya registro de los libros que tiene, las pinturas de Violeta, sus cuadernos.

—¿Y él que te dice?

—Yo le cuento todo esto y él me dice: “bueeeno”.

Tololo imita a su abuelo mirando con cara de resignación y sonriendo. “Después se va a otro lado. Es que él está fuera de los intereses de este mundo. Está en una etapa más allá del mundo material”.

Indagando sobre la idea del museo, a propósito de que Parra dio la autorización al equipo de City tour el año pasado para registrar su casa de Las Cruces, dice que igual «Los Parra son bravos» y que prefiere irse con calma”.

—¿Conversan sobre la muerte?

—Él no le hace el quite al tema. Pero siempre haciendo bromas y chistes.

—La respeta.

—Si.

El problema del apellido

IMG_5119 copia.jpg

Tololo no sabía qué nombre ponerle al disco. Tampoco como firmarlo. “He pensado en el tema. Igual, ¿Qué otro Tololo hay? Mi abuelo me dice: «usted es un Parra»”.

—¿Tololo Parra?

—Si. Pero tengo que prensarlo. Igual estoy como en la disyuntiva. Tengo que terminar arquitectura, pero tampoco quiero dejar este disco tirado. Pero la música es lo que me interesa. No es un hobby. Me costó mostrar este material porque es muy personal. Con Heyne fue tenso al principio. No soy muy empático…

—¿Pero ahora es distinto?

—Ahora estoy más seguro, porque hay más gente que me ha apoyado en este proceso. Y aparte este es el disco que tenía en mi cabeza. De hecho, me costaba verbalizarlo. Ahora ya me estoy soltando y cantando más.

Y esta tarde nuevamente Tololo tomará su auto e irá a Las Cruces, le seguirá ordenando la biblioteca a su abuelo mientras él descanse sus muy bien mantenidos 102 años en su pieza con vista al mar y al lado, un artículo recortado de un diario donde su nieto aparece junto a su admirado Philip Glass en un evento en el Municipal donde le tocó una canción con su apellido (“Palabra de Glass”)  y éste dice “Tiene 21 años. Es joven. Es talentoso. Creo que tiene buen oído y buenas manos”. Un artefacto-aprobación a su nieto más querido.

Pérdida total

cristobal-tololo.jpg

El disco será lanzado en invierno, pero el 28 de abril empezará a sonar un single. Fue grabado, mezclado y producido por Cristián Heyne en Estudionegro. El piano del Teatro Municipal fue grabado por Cristóbal Carvajal. Y fue Masterizado por Tom Coyne y Francisco Holzmann

-Algunos dicen que los discos no se terminan, sino que se abandonan nomás. En qué momento te diste cuenta que “hay disco”

Fuimos canción por canción, la primera que hicimos salió muy rápida, los arreglos, las baterías, samplers, etc… Luego simplemente copiamos el esquema de trabajo y lo aplicamos en todas las otras, algunas tomaron otro rumbo, pero el esquema nos permitió partir desde algo, luego nos dimos plazos por canción y al cumplir esos plazos ya había disco, creo que la energía entre Heyne y yo fluyo mas rápido de lo que creí y de repente salían cosas espectaculares que solo aparecen de una sincronía de estados de animo y vibras. Heyne dijo en una entrevista que es como un psicólogo de los músicos, y yo creo que es acertado su papel. Las primeras veces que fui al estudio no grabamos nada, íbamos a tomar algo, almorzar, conversar, reírnos de cualquier cosa… Cuando ya tuvimos la cercanía necesaria empezamos con lo musical. Yo soy difícil de relacionar a la primera, he heredado algunos genes paranoicos y desconfiados. El debe haber percibido esto y creo que si no hubiera optado por ese camino de amistad yo no hubiera podido trabajar con el ni con nadie.

-Imaginamos que al tocar muchas veces las canciones tan íntimas que compusiste, algo de sentimientos encontrados te podría provocar. Después de todo, es algo personal que se hace público, ante todos, recibiendo comentarios de todo tipo. ¿Estás preparado?

-Creo que el tiempo que ha pasado desde que esas canciones salieron de mi guata ha curado varias heridas que cuando estaban abiertas me perturbaban, sobretodo desde el hecho de tener que hacerlas publicas en algún momento. Al principio yo no tenia entre mis planes publicar esto, es como divulgar un diario de vida. Nadie quiere ser tan frágil para el resto. El tiempo que ha pasado y el trabajo paulatino que he hecho de mostrarlo a algunas personas ha hecho que estas heridas ya sean parte de mi pasado. Ya no me identifico con el personaje dolido de esas letras y lo observo desde afuera. Es por eso que ya estoy en condiciones de recibir cualquier comentario y canalizarlo sanamente.

link

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s