Ray Davies: El hombre invisible

raydavies170412w0

Por J.C. Ramírez Figueroa, (16 de marzo 2008, Emol)

Los periodistas de rock tienen la costumbre de saludar cada nuevo disco de músicos mayores de cincuenta como “el mejor de su carrera desde hace veinte años”. En lugar de entrar en detalles sobre estructuras, timbres o letrística, lo que siempre se destaca es que aún estén vivos. McCartney, Rolling Stones, David Bowie, Lou Reed e incluso Bob Dylan sufren de esta indiferencia activa. Cientos de carillas recordándonos el legado, y muy a la pasada, mencionando alguna canción del nuevo opus. Hasta que varios años después saquen otro álbum y vuelve a pasar lo mismo.

Ray Davies, el cerebro de los Kinks, siempre ha pasado de largo. Ajeno a la invasión de bandas británicas que conquistaron Estados Unidos, a la psicodelia londinense y a la pirotecnia progresiva, el compositor prefirió convertirse en el mejor cronista pop de Inglaterra. Se separaban los Beatles, Pink Floyd comenzaban a aburrir y los Sex Pistols se autodestruían, pero sus textos/cuentos seguían ahi. Estupendos retratos de la Inglaterra sixtie con losers que quieren volar como Superman, personajes adictos a la moda, suegras que se instalan en la casa de una infeliz pareja o solitarios caminantes de Waterloo. Tampoco hay que olvidar su hiperventilación, heredada por todas las bandas del britpop noventero, como cuando señaló en 1966 que los Beatles de “Eleanor Rigby” eran alumnos de colegio primario de música tratando de complacer a sus profesores. Aun así lo esencial es que siempre fue un observador, de esos que miran la vida al lado del camino, pero les gusta. No por nada su debut como solista se llamaba Other people’s lives (2006).

img00620 img_2_pr

img00622

Desde los espesos arpegios de “Vietnam cowboys” y “You’re asking me” no hay nada que temer. Después de todo Davies es el ADN de los Kinks (desactivados hasta nuevo aviso). Además, musicalmente se nota la evolución desde el beat y las grandilocuentes producciones de los ’70 como “Lola” hasta el rock and blues actual, este género que cultiva también Bob Dylan y que tanto desconcertó en su aún fresca visita a Chile.

Pero las modulaciones típicamente inglesas escondidas en los puentes de ambas canciones se desarrollan a la perfección en “Working man’s café”. Con esa voz inoxidable que tiene, Davies reclama por un mundo que se cae a pedazos. Los café de barrio como metáfora de la vida. “Adonde quiera que voy / Todo se ve / Y se siente / Americano”. Los estribillos perfectos continúan en la hermosa “In a moment” y la extraordinaria “Imaginary man”, donde Davies nos vuelve a repetir que él camina entre la gente sin ser visto. Hacia el final volvemos al potente rock and blues con “Hymns for a new age” unido a la más reposada “The real world”. Esto es rock adulto –no confundir con AOR–, una música que atrapa todo el rock and roll aprendido en estos cuarenta años y que se recicla en la simplicidad. Después de todo, ¿hay algo mejor que unas guitarras fuertes, una buena melodía y letras diciendo exactamente lo que te pasa a ti? Es la única forma que el rock and roll siga viviendo.
Ray Davies / ”Working man’s café” (2007, V2)

1. Vietnam cowboys. 2. You’re asking me. 3. Working man’s cafe. 4. Morphine song. 5. In a moment. 6. Peace in our time. 7. No one listen. 8. Imaginary man. 9. One more time. 10. The voodoo walk. 11. Hymn for a new age. 12. The real world.

link

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s